La Casa de la Abuela

Reserva del apartamento La Casa de la Abuela

Compruebe la disponibilidad en las fechas elegidas.

Rellene el siguiente formulario:





Nombre (*):

Teléfono (*):

Email (*):

Nº de personas (*):

Disponibilidad:

  Disponible     Ocupado

Fecha de entrada (*):

  Su selecciónOK

Fecha de salida (*):

  Su selecciónOK

Observaciones

(*) Obligatorio

He leído y acepto la política de protección de datos

Descripción del apartamento La Casa de la Abuela

Se encuentra situado en un extremo de la Plaza de Santiago, dentro de la zona monumental. Se ha rehabilitado en 2018 y está ubicado en el mismo edificio de los apartamentos La Plazuela y El Desván, en la calle Godoy nº 12.

La casa está compuesta por dos dormitorios, uno de ellos con cama doble y otro con dos camas individuales. Dispone de dos baños, un amplio y cómodo salón comedor y cocina.

Me gusta ir a casa de la abuela. A veces Papá y Mamá nos llevan a pasar unos días con ella. Mi abuela es modista y el otro día me hizo un vestido para mi muñeca. Cuando llegamos en el coche lo primero que oigo al bajar son los ladridos de Hilo y Dedal, sus perros, luego vienen los gritos de la abuela mandándolos callar y luego las risas, los abrazos, los “que guapos estáis” y “como habéis crecido”…. Me gusta ir a casa de la abuela.

Ella duerme en un cuarto pequeño con una ventana muy chula que parece de un cuento de hadas y tiene unos almohadones muy grandes. Un día se los rompimos jugando a pegarnos y se salieron las plumas volando…, pero no se enfadó con nosotros, la abuela nunca se enfada.

Nosotros dormimos en el cuarto grande, en verano salimos con ella a la terraza y nos saca helados para “dormir dulces”, nos dice.

A la abuela le gusta contarnos cosas cuando estamos en la cama, siempre nos habla de su pueblo, del campo, de lo que hacía cuando era niña… Lo cuenta tan bien que me parece que se rompe la pared y puedo ver el campo y las montañas a lo lejos…

Cuando vienen Papá y Mamá a buscarnos no queremos irnos y yo se lo digo bajito… “abuela, me quiero quedar un poco más” pero ella no me hace caso y me dice que lo bonito es ir y venir, esperar y llegar. Luego nos da muchos besos y nos hace prometer que volveremos pronto. Yo se lo prometo siempre porque me gusta ir a casa de la abuela.